Talento vrs. Género: La batalla por ocupar la silla gerencial

¿Por qué una empresa contrataría a un hombre y no a una mujer para ocupar un puesto directivo? La respuesta es sencilla, en la actualidad prevalece la mentalidad enfocada al género masculino, y se considera que las mujeres no poseen las capacidades para desempeñar y dirigir una posición como esta.  Es precisamente un tema cultural al que las profesionales han tenido que enfrentarse.

Se debe romper el estereotipo de que existen tareas específicas para los hombres. Adicional a esto, existe un reto aún mayor, el fortalecimiento y posicionamiento del liderazgo femenino en todas las aristas de la sociedad. Es fundamental y prioritario reducir la cultura que divide nuestra sociedad sin importar género, edad o cultura.

¿Cuál es la realidad actual de esta incansable batalla?

En medio de esta lucha, sí existen mujeres que han logrado romper paradigmas y se han enfrentado al reto de incorporarse al rol de la toma de decisiones. Estas mismas mujeres líderes consolidadas reconocen que a lo largo de su carrera han encontrado dificultades, tales como la falta de modelos a seguir, carreras tipificadas por género y falta de acceso a patrocinadores, así como a una red influyente; cabe destacar que lo que genera el cambio es la cultura y es necesario que estas transformaciones empiecen a suceder.

Las mujeres representan más del 50% de la fuerza laboral global, sin embargo, su talento en posiciones gerenciales está siendo desaprovechado.

En el reporte “Women in Leadership: a key leadership development issue”, la firma de consultoría Mercer señala que, en América Latina, el porcentaje de participación femenina en cargos directivos oscila entre poco más del 15% y menos del 30% dependiendo del país.

¿Cómo podemos transformar esta realidad?

Un estudio realizado por Manpower Group menciona que la inclusión consciente se define como “la construcción del deseo, el conocimiento y la capacidad de las personas para tomar decisiones, hacer negocios, pensar y actuar con la intención de incluir mujeres en posiciones de liderazgo”.

Entre los hallazgos de este estudio, está el hecho de que las diferencias de género, edad y región geográfica son tajantes y, en general, los líderes consideran que tomará en promedio 17 años para nivelar las condiciones, lo que quiere decir que estamos avanzando, pero a una velocidad mínima.

Para que esta brecha termine de cerrarse debemos reflexionar sobre estas actitudes y evitarlas. A partir de ello, reconocer y respetar la participación y aporte de las mujeres en todos los ámbitos de su vida, pero, sobre todo, hay que recordar que cuando impulsamos a las mujeres a dar un paso en el terreno laboral, estamos avanzando todos, debemos dejar de hablar de género y comenzar a hablar de talento.

“En ManpowerGroup queremos que esta realidad cambie, por ello, presentamos soluciones prácticas que ayudarán a promover una inclusión laboral consciente y se potencialice el liderazgo femenino”, comentó Kristhal Galdámez, Encargada de Cuentas Claves Regional

  • Superar las barreras culturales

Uno de los principales obstáculos para progresar es la cultura masculina arraigada. Para que el cambio suceda, los directores generales, en especial los hombres, deben demostrar un compromiso para lograr que cada vez más mujeres ocupen puestos de liderazgo

  • Mejorar las condiciones laborales

Muchas mujeres no cuentan con las mismas oportunidades a pesar de haber estudiado y estar igual de preparadas que un hombre. Según datos de la OCDE, las mujeres ganan 17% menos que su contraparte masculina.

  • Crear trabajos más flexibles

Para muchas mujeres es complicado trabajar con un horario fijo, ya que algunas están a cargo del cuidado de los hijos pasando por temporada de maternidad. Una alternativa para generar mayor participación de las mujeres es que las empresas cuenten con horarios flexibles, trabajo en casa o de medio tiempo.

  • Ampliar las posibilidades

Algunas profesiones relacionadas con la Ciencia o Ingenierías se siguen viendo como sólo para hombres. Ninguna profesión es exclusiva para ningún género. Necesitamos crear una nueva visión que amplíe el campo laboral y oriente vocacionalmente.

  • Incrementar el acceso a puestos de liderazgo

Realizando acciones concretas, ellas pueden alcanzar puestos de liderazgo a través de incentivos y programas de capacitación, sólo así lograremos que esta brecha se desvanezca.

Una inclusión laboral consciente es garantizar que todas las personas, independientemente de su género, tengan las mismas oportunidades de conseguir empleo y sean valoradas a partir de sus habilidades y experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.