Construyendo infraestructura 5G: Las consecuencias económicas de la restricción de la competencia

#5G    #telecomunicaciones     #tecnología

La próxima generación de tecnología móvil 5G, ofrece enormes oportunidades para los países que facilitan su disposición generalizada. 5G tiene el potencial de reducir costos y desbloquear nuevas fuentes de ingresos en todos los sectores de la industria, mejorando los niveles de productividad en toda la economía global.

A nivel mundial, el mercado de infraestructuras de red de telecomunicaciones está dominado por tres jugadores: Ericsson, Huawei y Nokia. Sin embargo, la participación de una de estas organizaciones, Huawei, en el lanzamiento de 5G probablemente se vea limitada por una serie de decisiones políticas.

En general, se acuerda que restringir a un jugador tan importante de la licitación de contratos dará lugar a precios más altos, retrasos en el despliegue y, por lo tanto, una difusión más lenta de la innovación tecnológica asociada. Sin embargo, a la fecha no ha habido un intento sistemático de cuantificar la escala potencial de estos efectos. En este contexto, Huawei ha encargado a Oxford Economics que evalúe el costo económico de restringir la competencia en los ocho mercados: Australia, Canadá, Francia, Alemania, India, Japón, Reino Unido y Estados Unidos.

Para reflejar la incertidumbre inherente en este proceso, se modelaron tres escenarios alternativos. Estos se denominan “bajo costo”, “costo central” y “alto costo” respectivamente. Todos dan resultados en relación con el escenario de referencia en el que no se imponen restricciones de competencia en el mercado de infraestructura 5G.

Impactos económicos de restringir la competición 5G

Restringir que un proveedor clave de infraestructura 5G ayude a construir la red de un país aumentaría los costos de inversión 5G de ese país con un total de entre 8% y 29% durante la próxima década (ver Fig. 1). Vinculado a estos aumentos en los costos de inversión, la restricción de competencia por la infraestructura 5G conduciría a demoras en el despliegue de la red, lo que significa que millones menos personas estarían cubiertas por la 5G en 2023.

También resultaría en una lenta innovación tecnológica y crecimiento económico reducido. En el escenario de costo central, esto resultaría en reducciones al PIB nacional en 2035 que van desde $ 2.8 mil millones en Australia hasta $ 21.9 mil millones en los Estados Unidos. En los ocho países del estudio, esto significa que el PIB per cápita sería menor en un promedio de $ 100 por persona en 2035, en comparación con un mundo donde no existe tal restricción en la provisión de infraestructura 5G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .