¿Qué tan consciente eres?

Por: Lucía Marroquín

¿Alguna vez te has quedado quieto y consciente de lo que estás haciendo?

Te has percatado cómo respiras, te sientas, caminas o hasta masticas… uno pensará que no es nada pero es mucho en el día a día y en tu vida. Analicemos algunos datos estadísticos por la organización mundial de la salud:

  • Una persona normal (sin hacer ejercicio) respira al día 21,000 veces.
  • Debemos de masticar un alimento un promedio de 40 veces.
  • Debemos de dar un promedio de 10,000 pasos al día.
  • Pestañeamos entre 900 a 1,200 veces por hora.
  • Un niño sonríe un promedio de 400 veces al día mientras un adulto 20 a 30 veces al día (o sea andamos empurrados).

Pero muchas veces se nos olvida respirar adecuadamente y tenemos ataques de “ansiedad”; nos tragamos literalmente la comida y ni la saboreamos o estamos sentados durante más de 10 horas al día.

Se consciente de lo que estás haciendo porque si no lo haces con estas simples acciones no lograras ser consciente con lo que gastas o con las maravillas de la naturaleza que te rodean así estés en la ciudad. No debemos de ser iluminados tampoco monjes que han estudiado una meditación a un alto nivel para ser conscientes de lo que hacemos.

Yo lo aprendí por un accidente que me llevó a estar en cama, luego usar muletas y no poder caminar normal, si hay personas con peores problemas que este pero me hizo valorar lo que es caminar que era algo que era normal en mi vida. Estando en cama, sabiendo que volvería a caminar veía a las personas correr, bajar gradas o simplemente caminar sin dificultad, con esto no sentía lastima de lo que me había pasado sino conciencia de  lo mucho a agradecía a la vida por poder realizar una acción tan sencilla (que aprendemos como a los 10 meses de vida en promedio) y luego ser consciente con mi segunda vez de aprender a caminar.

Por eso te invito a realiza una pausa en tu día para darte cuenta todo lo que tienes a tu alrededor y ser agradecido con ellos (a la creencia que tengas). Y disfrutarlo al máximo así sea masticar un alimento que puede tener el sabor que más disfruta o no te habías percatado que existía. Respirar consciente y disfrutar cuando estás en medio de los árboles y saber que es oxigenar tus pulmones. Dar cada paso así sean pequeños o descalzos pero gozarlos.

Así que haz tu pausa en el día, se consciente y agradece por las acciones que realizas.

 

“Es mejor decir un día más que un día menos”, Douglas Marroquín

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.