Cáncer ginecológico en una mujer joven

Cáncer ginecológico en una mujer joven, una enfermedad prevenible y controlable

#Cáncer   #mujer

En el marco del Día Mundial contra el Cáncer, que se conmemora el 4 de febrero de cada año, Hospital El Pilar se une al llamado de concientización para prevenir esta Enfermedad Crónica No Transmitible (ECNT) que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) marca en la región de las Américas como la segunda causa más frecuente de morbilidad y mortalidad, después de las enfermedades cardiovasculares.

El cáncer ginecológico en una mujer joven es un tipo de carcinoma o tumor maligno que se presenta en mujeres menores de 40 años y que se puede prevenir a través de una visita al ginecólogo y un examen de Papanicolau, prueba de detección que analiza la presencia de células precancerosas o cancerosas en el cuello uterino.

En Guatemala es necesario el diagnóstico temprano de estos tumores malignos, ya que la mayoría de mujeres acuden al médico o al oncólogo en etapas avanzadas. Es importante que la población conozca que el cáncer se puede prevenir y controlar.

¿Qué tipos de cáncer se pueden desarrollar?

  • Cáncer de cérvix: La causa principal de este tipo de cáncer es el VPH (Virus de Papiloma Humano) en el 90% de los casos. El cáncer cervical comienza en las células que recubren la matriz, el cérvix es el que conecta el cuerpo del útero con la vagina. Inicia cuando las células comienzan a crecer o aumentar sin control. La mayor parte de los cánceres cervicales suceden en las células de la zona de transformación cervical.
  • Cáncer de ovario: Es el crecimiento anormal de las células que se forman en los ovarios y que invaden y destruyen el tejido del cuerpo. Presenta distintos sub tipos de tumores, el más frecuente es el carcinoma seroso de alto grado. Si es descubierto de forma oportuna, el tratamiento funciona mejor. El cáncer de ovario causa más muertes que el resto de cánceres que afectan el aparato reproductor femenino, al ser diagnosticado más tardíamente ya que es muy silencioso en síntomas.
  • Cáncer de útero: El tipo más común, es conocido como cáncer de endometrio porque se forma en el recubrimiento del útero llamada endometrio. Todas las mujeres tienen posibilidad de desarrollar este tipo de cáncer si aún tienen útero y el riesgo va aumentando con la edad.
  • Cáncer de mama: Este tipo de cáncer comienza en distintas partes de la mama. La mayoría de cánceres de mama inician en los conductos mamarios o los lóbulos. El cáncer de mama suele diseminarse fuera del pecho a través de los vasos sanguíneos y linfáticos. Cada vez es más frecuente su aparición en etapas de la vida más tempranas y esto debido a la alta incidencia de sobrepeso y obesidad, acompañados de sedentarismo en la población, así como el hecho de postergar cada vez más la maternidad a edades mayores de los 30 años.

Tamizaje o screening

El tamizaje o screening de cáncer método utilizado para detectar la presencia de un daño o riesgo, el cual tiene como objetivo encontrar el tumor en una etapa temprana, para buscar un tratamiento y curarlo. Hacerse el screening o tamizaje regularmente puede prevenir estos canceres y salvar vidas

Aunque cada tipo de cáncer tiene diferentes factores de riesgo, le compartimos los más generales:

  • VPH:

La infección del VPH es el causante del cáncer cervical en un 90% de los casos y del cáncer de vagina, vulva, ano y orofaringe.

  • Actividad Sexual

El riesgo incrementa con la actividad sexual a una edad joven, sobre todo si sucede antes de los 18 años o si se tiene más de una pareja sexual o una de alto riesgo, no usar preservativo además si no se practica el Papanicolau y si no se está vacunada.

  • Fumar

Las fumadoras tienen el doble de posibilidades de desarrollar cáncer cervical.  Las sustancias nocivas del tabaco se han encontrado en el moco cervical de las mujeres que fuman.  Los investigadores creen que estas sustancias dañan el ADN de las células del cérvix.  Y además disminuye la respuesta inmunitaria del cérvix a la infección por VPH.

  • Sistema inmune deprimido

El sistema inmune es importante para destruir las células.  En mujeres con VIH, un pre cáncer cervical se volvería invasivo en poco tiempo.  También tienen riesgo aquellas que tomen medicamentos que les supriman su respuesta inmune, como quienes tengan enfermedad autoinmune o las que han sido sometidas a un trasplante de órganos.

  • Dieta con ingesta baja en folatos

Si no se consumen suficientes frutas y vegetales en su dieta aumentan el riesgo de desarrollar cáncer. Así como, el sobrepeso, obesidad y el sedentarismo.

  • A tomar en cuenta

El cáncer en general puede desarrollarse en algunas familias, si su mamá o hermana han tenido cáncer, sus posibilidades para desarrollarlo son más altas. El desarrollo normal de las células más que todo depende de la información contenida dentro del ADN. Nos vemos como nuestros padres porque ellos son la fuente de nuestro ADN, pero este afecta mucho más que sólo nuestra apariencia.

Signos y síntomas en las etapas avanzadas de la enfermedad

En el caso de las mujeres con pre cáncer y cáncer cervical usualmente no presentan síntomas.  Estos aparecen a menudo en las etapas avanzadas de la enfermedad.  Cuando esto sucede los síntomas más comunes son: sangrado vaginal anormal, luego de la menopausia y manchas de sangre entre períodos, períodos menstruales que son más prolongados o más intensos de lo habitual, sangrado post coital, mal olor vaginal, dolor pélvico. Los signos en un cáncer más avanzado son: hinchazón de las piernas, problemas al orinar o en el movimiento intestinal, sangre en la orina. Estos signos y síntomas pueden ser causados por otras condiciones que no sean cánceres cervicales, pero aun así debe consultarse de inmediato. Si se ignora, el cáncer progresará hacia una etapa más alta y disminuirían las oportunidades de un tratamiento exitoso.  Para mejores resultados, no espere a que los síntomas aparezcan y chequéese con regularidad.

En cáncer de mama, nódulo de reciente aparecimiento, duro, no móvil, no doloroso. Nódulo de reciente aparecimientos en las axilas, cambios o úlceras en la piel, secreción sangrienta por el pezón.

Para la mayoría de cánceres ginecológicos se debe estar alerta a cualquier cambio en el cuerpo, algún tipo de síntoma anormal se observa y si persiste durante dos semanas es mejor acudir al médico.

Seguimiento y soporte emocional

Si ya completó el tratamiento de algún tipo de cáncer, sus médicos mantendrán un seguimiento constante.  Asista a todas sus citas con los doctores, ya que será una buena oportunidad para preguntar si tiene cualquier problema o duda para que le agenden los laboratorios y pruebas necesarias y así buscar cualquier alteración o el tratamiento de los efectos secundarios.

Haber finalizado un tratamiento de cáncer también puede significar un alivio, pero es difícil superar la preocupación de que pueda regresar.  Esta incertidumbre es algo común entre quienes han superado este mal.  Aunque es comprensible sentirse deprimida, ansiosa o preocupada cuando un cáncer es parte de su vida, a algunas personas les afecta más que a otras.  Con esta idea en mente todas las mujeres afectadas pueden beneficiarse del apoyo de otras, ya sean amigos o familia, grupos religiosos, de apoyo o profesionales como los especialistas en psicooncología que le ayudarán a superarlo.

Hospital El Pilar a través de la Unidad de Bienestar de la Mujer, brinda la atención profesional y seguimiento médico de todo relacionado con la salud femenina, desde mujeres en edad temprana o avanzada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.