transformación digital

Por qué la cultura ágil y la transformación digital van de la mano

#cultura #transformación #digital #NoticiasIbo

Cuando hablamos de transformación digital, el agilismo ha sido una de las principales metodologías de desarrollo de software durante las dos décadas desde su lanzamiento. Incluso desde 2021 y con la actual pandemia de Covid-19, las organizaciones la adoptan cada vez más como una herramienta tanto para productos no tecnológicos como para la gestión de proyectos fuera del marco tradicional de desarrollo de software. Si bien una metodología de más de veinte años puede sonar obsoleta o anticuada, hoy en día se presenta como una solución adaptable y valiosa para retos de innovación, conocimiento y creatividad, desde los nuevos entornos de trabajo híbridos, la mejora del compromiso, la retención de los talentos durante la «Gran Dimisión» y lograr que los equipos construyan productos y soluciones que le mejoran la vida a la gente que las usa.

Cristian Bermúdez, Agile Coach de Pragma comenta que «para que una organización se adapte lo mejor posible a la velocidad de cambio que ocurre en su entorno, es necesario que al interior de la organización exista una transformación en su cultura, en la forma como las personas aprenden, se comportan y accionan, lo cual permitirá tener equipos muy buenos que logran entregar productos y soluciones que generan un gran impacto positivo en sus usuarios. La transformación digital va acompañada de la transformación cultural para lograr estos resultados».

Ahora, un informe reciente de Digital.ai ha demostrado que desde la Covid-19, la adopción de la metodología ágil ha experimentado un aumento considerable en contextos de gestión de proyectos de TI, de un 37% en 2020 a un 86% en 2021. «Lo sorprendente de este nuevo capítulo en la implementación ágil es que ha permitido a los equipos de TI y de producto liderar el camino para mostrar cómo se puede crear valor con la transformación digital. Esa es la relación que tiene la transformación digital con una cultura ágil», añade Cristian Bermúdez.

«La pandemia de Covid-19 colocó a los equipos de TI y a la transformación digital en el centro de atención, ahora que el agilismo está siendo adoptado cada vez más en equipos fuera de áreas de TI, demuestra que la transformación digital es un buen camino para lograr una mayor agilidad empresarial y operativa.» Continúa: «Los líderes en diversas organizaciones ven cómo sus departamentos de TI vienen creando valor a partir del uso de metodologías ágiles, por lo que están llevando los mismos mindsets y formas de trabajar a otras áreas de la empresa, hacer agilidad en áreas diferentes a TI o producto es lo que conocemos como Business Agility».

Ahora, con los retos post-pandémicos de retención y productividad de los talentos ocasionados por los entornos de trabajo híbridos y la famosa «gran dimisión», expertos como Bermúdez predicen que el agilismo seguirá avanzando más allá de su ámbito habitual en el desarrollo de TI y software, impregnado la cultura de las organizaciones y por ende, impactando a las personas que viven en dichas culturas.

«Creo que el entorno de la pandemia y post-pandemia fueron la oportunidad publicitaria perfecta para que el agilismo pudiera mostrarse como una metodología flexible, versátil y valiosa con aplicaciones en los entornos más inesperados». El Agile Coach de Pragma continúa: «Nuestro mundo y entorno de trabajo se mueven más rápido que nunca. Por lo que debemos contar con una metodología que ha demostrado permitir a los equipos responder más ágilmente a los cambios, mejorar la comunicación entre equipos, áreas y promover una cultura de aprendizaje temprano y continuo dentro de la organización. La metodología ágil continuará revolucionando cada vez más áreas de nuestro lugar de trabajo, no solo porque nos lleva a comprender a tiempo los cambios de los consumidores; sino también porque los colaboradores de la empresa están felices, trabajando con un propósito y visión compartida, en una cultura que los inspira a lograr más de lo que creían posible, con un alto sentido de pertenencia y significación por su trabajo. Sin lugar a dudas tener personas felices en la organización reducirá el índice de rotación”.

Para finalizar, Cristian Bermúdez hace hincapié que un proceso de transformación ágil, requiere de equipos de alto desempeño, que generen valor, eliminen obstáculos, experimenten y aprendan para resolver problemas de alta complejidad, sin temor al error, equipos cooperativos, lleno de personas que crecen juntas y que entregan productos y soluciones que mejoran la vida de sus usuarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.